27 de febrero de 2015

Mug Cakes, ¿A favor o en contra?

mug cake



Llevo semanas observando un boom repostero en torno a los Mug Cakes que no me ha dejado otra alternativa que probar por mí misma el experimento y ver si efectivamente se cumplen todos los pronósticos y beneficios que se dicen.

Sin embargo, tengo que decir que en mi caso me han decepcionado bastante tanto en la elaboración como en el resultado. Tranquilos, no me tiréis los tomates todavía! Os contaré mi experiencia desmitificando cada uno de las razones que apoyan a este bizcochito tan popular y que no deja indiferente a nadie:

Son súper fáciles de elaborar

Bueno, tanto como súper fáciles...no deja de tener la misma elaboración que cualquier bizcocho, con huevos, harina, mantequilla, levadura y el ingrediente que cada uno le guste añadir, como chocolate o naranja. Yo no podría imaginarme mezclar todo en una taza, removerlo con un tenedor y meterlo al microondas, con el subsecuente resultado de encontrarme grumos de harina, así que tuve que usar los mismos "cacharros" que cuando hago el típico bizcocho.


Hasta un niño los puede hacer

Precisamente yo no recomendaría este postre a un niño. El momento clave de cocinar un Mug cake es la lucha con el microondas. Y digo lucha porque a diferencia del horno que desprende un calor constante, el microondas va como realmente le da la gana, de repente te calienta un montón y de repente deja de calentar. Yo seguí las instrucciones de una receta que decía "llenar hasta que queden tres dedos del borde de la taza, meter un minuto a máxima potencia en el micro, girar la taza y meter otro minuto o dos a media potencia". Vosotros esto lo veis fácil? Después de seguir al pie de la letra estas instrucciones, tuve un volcán como resultado, teniendo que limpiar el microondas de arriba a abajo y parte de la cocina...tienes que andar con sumo cuidado de que la mezcla no se desborde apagando y encendiendo el micro hasta que veas a ojo de buen cubero que el Mug Cake está completamente cocinado.


Se puede preparar raciones individuales


Cierto es que sirve para saciar ese gusanillo de comer algo dulce de vez en cuando, pero en mi humilde opinión, si me pongo a hacer un bizcocho, me pongo a hacer un bizcocho. Ya me da igual echar 1 huevo que echar 4 y por lo menos tengo desayuno para toda la semana. Así yo particularmente ahorro bastante tiempo y me da tiempo a hacer otras tareas.


Todo esto lo digo basándome en la experiencia de tener que repetir dos veces el Mug Cake antes de conseguir "algo que se puede parecer a ello". Cierto es que nunca he sido muy mañosa sobre todo en la repostería, pero quería contar un poco mi decepción después del desastre que hice con la esperanza de que fuera tan fácil como se pinta. Dejando a un lado mi opinión, os cuento la receta y la elaboración que hice:

receta mug cake
















Ingredientes (para una taza de 300ml)

1 huevo
1 cucharada de mantequilla
1 cucharada de azúcar
1/4 de cuchara de levadura
1 cucharada de harina
1 cucharada de nocilla
2 barritas de kit kat negro


Primero derretimos la mantequilla con la nocilla y mezclamos, añadiendo después el azúcar, el huevo previamente batido, la harina, levadura y finalmente las barritas de kit kat machacado para dar un punto crujiente.

Removemos todo bien hasta que veamos que no hay grumos y lo volcamos en una taza dejando un espacio de 3-4 dedos del borde.

Metemos en el microondas 1 minuto a máximo potencia. TRUCO: colocar la taza en el borde del plato para que el bizcocho crezca uniformemente.

A continuación giramos el asa hacia el otro lado y bajamos la potencia. Muy importante en este punto que estemos pendientes de que no se desborde al subir el bizcocho. Si vemos que está a punto de desbordarse, paramos el microondas hasta que baje de nuevo. Seguiremos este proceso durante 1-2 minutos hasta que veamos que se ha separado de las pareces, señal de que está cocinado.







Mi resultado como podéis comprobar no es el que me había imaginado, así que no me queda otra que seguir practicando y practicando, que tenaz y cabezota soy un rato! jajaja

Por favor, necesito vuestras opiniones contándome si efectivamente pensáis que son tan fáciles de hacer y que me contéis vuestra experiencia con ellas!

Un beso!




receta mug cake

24 de febrero de 2015

Rollo de filloa con frutos rojos

Carnaval carnavaaaaalll...carnaval te quiero!!! Eso es lo que estaría cantando si la semana pasada estuviese en mi tierra con mi gente.
Es una de las fiestas que más me gustan. Lo de disfrazarse y "hacer el indio" me encanta. Me he disfrazado de comecocos, doncella, monja, princesa, Lego, Super Mario, león, caniche... y de muchos más que ya no me acuerdo.
En Irlanda no se celebra el carnaval, así que este año me he quedado sin el. Esto también quiere decir que no he podido disfrutar de la comida típica de esas fechas.
En mi querida Galicia, siempre se preparan las "orellas de entroido" (serían las orejas de carnaval, pero a mi me gusta más decirlo en gallego), cocido gallego y las filloas. Creo que en esta época la gente suele engordar un poquito por los excesos. Que si hoy tienes que ir a comer el cocido a la casa de la abuela, que si tu vecina esta haciendo "orellas" y te da unas cuantas...A ver quien dice que no. Pero en fin, una vez al año no hace daño.
Así que pensando en estos manjares, decidí preparar unas filloas.
Problema!! No tenía el cocido para acompañarlas, así que eche rienda suelta a mi imaginación.
Abrí la nevera y vi diferentes cosas. Que fue lo que más me llamó la atención? Los frutos rojos (en mi casa nunca faltan), también había nata.
Monté la nata, eso sí, echándole bastante azúcar porque aquí es insípida no, lo siguiente. Y como soy una apasionada del chocolate, le añadí unas virutas.
Finalmente acabé haciendo un delicioso rollo de filloa y frutos rojos.
Mira, mira!!!

recetas filloas

Ingredientes:
500ml de leche (mejor si es desnatada)
3 huevos
200gr de harina
Sal
Un trozo gordo de tocino (lo vamos a utilizar como sustituto del aceite)

Preparación:
1- Echas los huevos, la leche, una pizca del sal y un poco de harina en un bol. Lo bates todo con una batidora.
2- Sin parar de batir, vas añadiendo poco a poco el resto de la harina.
3- Pones a calentar una sartén y untas un poco el tocino por la parte blanca, donde está la grasa*.
*NOTA: Para que no se peguen, las verdaderas filloas se hacen empleando este método. Pero si no lo queréis utilizar o no lo tenéis a mano, podéis echar un poquito de aceite de oliva.
5- Con la ayuda de un cucharón, vertemos una "cucharada" de la mezcla en la sartén. La extendemos para que la masa quede uniforme por toda la superficie. Al cabo de 2 minutos aproximadamente, si al mover la filloa vemos que no se adhiere, le damos la vuelta.
6- Cuando tenga un color tostado, la sacamos para un plato o fuente.
Y ya tenemos nuestra primera filloa lista. Ahora solo necesitas repetir todo el proceso hasta que se termine la masa.


Como ya os comentaba, en este caso, utilicé nata montada (con virutas de chocolate) y frutos rojos para acompañarla. Gustándome estos dos ingredientes, sabía que el sabor no me iba a defraudar.

receta filloas
Una vez que la filloa esté fría, extendéis un poco de nata en el medio. Cortáis en laminas unos cuantos frutos rojos y cuidadosamente enrolláis la filloa.
Si os resulta complicado enrollarla porque se os abre o rompe, no pasa nada, podéis presentarla como más os guste. Como por ejemplo cerrarla a la mitad y espolvorearla con azúcar glas o cacao.

receta filloas
Tengo que decir, que uno de mis postres favoritos son las filloas con Nutella. Y no puede ser otra marca, tiene que ser la original. Comes una, y otra...y cuando te das cuenta ya llevas tres o cuatro. 
No voy a seguir hablando de esto porque sino cojo el bote y me lo como a cucharadas.
Os recomiendo que cuando las hagáis, no caigáis en la tentación de ir comiéndolas o que alguien venga a "probarlas" porque cuando os deis cuenta no tendréis ninguna. A mí ya me ha pasado.
Después de este consejo, espero que todo el mundo disfrute de vuestras filloas, tanto solas como acompañadas. 

Cuánto tiempo creéis que os van a durar en la bandeja?? Se admiten apuestas!! :)


Un beso,

Ana

20 de febrero de 2015

Cómo sorprender a tus amigos- Empanada rellena de pollo, bechamel y salchicha.

receta empanada hojaldre

Desde que vivo en Irlanda, son típicas las reuniones en casa de unos y de otros “compatriotas” para degustar un cachito de España a través de la comida, aportando cada uno un plato para hacer patria: tortilla de patata, jamoncito, pisto... vamos, un no parar :) . Sin embargo, esta vez quería sorprenderles con algo tradicional pero a la vez diferente, y pensé en coger la idea de la empanada y darle una vuelta a la receta.

Si algo tiene bueno el hojaldre es que puedes hacer mil y una combinaciones, tanto de formas como de sabores. Quise apostar por un relleno con pollo y salchicha, pero siempre añado al relleno alguna salsa para que no se quede seco al meterlo en el horno, así que opte también por combinarlo con una bechamel.
En cuanto a la forma también pensé en hacer algo diferente pero fácil a la vez, y viendo en algún blog como el de Mis deseos mas dulces me inspiró para hacer una trenza con el hojaldre.

No te quedes con la duda y consigue la receta!


Ingredientes (4-5 raciones)

1 pechuga de pollo
1 cebolla grande
2 salchichas (las mías eran bastante grandes, como el tamaño de una morcilla)
hojaldre

Bechamel

Aceite de oliva
1 cucharada de harina
2 vasos de leche
Sal
Nuez moscada

En primer lugar cortamos la cebolla en trozos menudos y los sofreímos en la sartén con un poco de aceite durante 5-10 min. Troceamos el pollo en dados y lo marcamos junto con la cebolla. Finalmente troceamos la salchicha y lo añadimos mezclando los tres ingredientes. En mi caso, compre estas salchichas a las finas hierbas en la carnicería y al estar condimentadas le dieron un toque delicioso al relleno, aunque sin embargo, y al estar tan blanditas, terminaron literalmente derretidas.

Rehogamos  durante 5-10 min y retiramos del fuego.

Cómo sobrevivir a hacer una bechamel


Parece que la bechamel es la típica salsa que al igual que la mahonesa, se nos atraviesa un poco por los grumos o porque la harina se termina quemando. Yo lo hago de la siguiente manera y prometo que nunca he tenido que repetirla!

Ponemos tres cucharadas de aceite de oliva en una sartén y dejamos que se caliente bastante. Con una cuchara de madera cogemos la harina y cuando la echemos en el aceite lo retiramos del fuego, asegurándonos que se mezcle bien ambos y que no haya grumos.

Echamos un poco de la leche y ya podremos volverlo a poner en el fuego, añadiendo el resto de la leche, la sal y un poquito de nuez moscada.

Removemos continuamente hasta que veamos que está espesita.

Cuando tengamos la bechamel, vamos juntando una parte de ella con el relleno del pollo y la salchicha.

Trenza de hojaldre.


Tengo que reconocer que no soy muy mañosa para las manualidades y si juntamos que tengo poca paciencia, el resultado puede ser un poco desastroso. Por eso quería hacer algo sencillo, fácil y práctico con él.

Primero extendemos el hojaldre con un rodillo pastelero y harina para hacer la masa más fina. Después repartimos la mezcla de forma alargada tal y como aparece en la imagen. 


como hacer trenza hojaldre

Con la ayuda de unas tijeras, hacemos 7 u 8 cortes horizontales y paralelos, poniendo como límite el relleno.

Empezamos a envolverlo cogiendo una franja de la derecha y cubriendo con una franja de la izquierda, hasta que tengamos echa la trenza. 

Para hacer que brille el hojaldre, pintamos con una brocha con huevo batido por la superficie y lo metemos al horno durante 20-22 min hasta que veamos que el hojaldre se dore.


Creo que mi objetivo se cumplió, porque es una de esos platos que ya te entran por los ojos al ver la apariencia y el sabor tampoco defraudó para nada! Algo distinto por lo que te hará ser el rey-reina de la cocina!

Que ingredientes soléis utilizar para rellenar el hojaldre? Seguro que me podéis dar un montón de ideas deliciosas!


receta trenza

Un beso!



17 de febrero de 2015

"Reto recetas sanas"- Pollo con verduras y salsa de soja

Aunque muchos de vosotros os declaréis anti-San Valentín, sé que este fin de semana estuvo cargado de bombones, tartas, cenas románticas... Pero no os preocupéis, porque la mejor manera de "volver a la rutina" es comer de una manera rica y saludable.
Así que aprovechando la ocasión, nos hemos unido al "reto recetas sanas" del canal de cocina de facilisimo con nuestra receta: Pollo con verduras y salsa de soja.

El ingrediente principal que utilizaremos es el pollo. Esta carne blanca, una de las más consumidas en todo el mundo, es muy recomendable en una dieta equilibrada por su bajo contenido en grasa.
Hay cientos y cientos de maneras de prepararlo: asado, cocido, a la parrilla, rebozado...
Mi madre hace un pollo campero al horno para chuparse los dedos. No sé exactamente como lo hace pero está super jugoso (el secreto es que lo hace con mucho cariño y amor). No puede faltar en ningún acontecimiento familiar.
Pero tengo que reconocer que a mí como más me gusta es a la plancha o salteado. (Mami ya sabes que al tuyo no me resisto).


13 de febrero de 2015

Tarta de Guinness y Oreo - el postre de los cerveceros y choco adictos.



Durante las pasadas semanas he visto postres fabulosos e increíbles con la temática de San Valentín por aquí y por allá que la verdad me han dejado más que sorprendida: galletas de chocolate con nubes de frambuesa de Que cosa tan dulcee, mini tarta de chocolate (con flechitas de cupido incluidas) de Merceditas Bakery, tarta red Velvet de No solo dulces…vamos, un no parar de corazones, formas y colores con muy buen gusto y estética.

Sin embargo, yo he optado por una propuesta mucho más sencilla, con la esperanza de llegar algún día a ese nivelazo. Peeero también tengo que decir que el resultado en cuanto al gusto es de otro mundo!

11 de febrero de 2015

Irish brown bread

No soy mucho de pan pero a veces echo de menos comerme un buen trozo de pan de leña (cosa que aquí es imposible). En mi pueblo hay una panadería que hace el mejor pan que he probado en mi vida. Empiezo y no puedo parar. Está buenísimo.

Pero para "sacarme" esta espinita, está el Irish brown bread. Es un pan integran muy tierno. La forma alargada es parecida al pan de molde pero su sabor no tiene nada que ver.
Yo lo preparo en casa a menudo porque me encanta para desayunar. Y si aun por encima, lo acompañas de una mermelada de frambuesa casera... no podrás resistirte a comerte otra rebanada.


Queréis saber como hacerlo? Pues vamos allá, porque en menos de una hora podréis tener un auténtico Irish brown bread en vuestra casa.


Solo necesitamos:
340 gr* de harina integral gruesa (si no la encontráis, podéis utilizar la harina integral de siempre)
57 gr* de germen de trigo
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharada sopera de aceite de girasol
1 cucharada sopera de miel
1 yogur de avellana
300 ml de leche

Preparación:
1- Ponemos la harina, el germen de trigo y el bicarbonato en un bol y lo mezclamos todo.
2- Añadimos la miel, el yogur, el aceite y la leche. Lo removemos bien.
3- En un molde alargado ponemos papel de horno y a continuación echamos la mezcla.
4- Horneamos a 180ºC durante 45 minutos.
5- Pasado ese tiempo, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.


*Os preguntareis por qué estas cantidades tan raras. La explicación es simple. A diferencia de los españoles, la medida que utilizan los irlandeses son Oz (onzas). Y claro, la receta tiene las medidas en Oz. Entonces al convertirlas en gramos, las cantidades no son las que acostumbramos a ver.




















Una vez que se enfríe ya estaría listo para degustar. Usar vuestra imaginación porque este pan admite cualquier tipo de acompañamiento, tanto dulce como salado.

En este caso yo le eche un poco de mantequilla (aquí la utilizan para todo) y mermelada casera de frambuesa. 
Una amiga de la familia con la que vivo prepara mermeladas en casa. De frambuesa, fresas, arándanos, naranja... Están todas deliciosas. Y la de frambuesa es una de mis favoritas.



MI TOQUE PERSONAL

Los trocitos oscuros que veis por el medio del pan son uvas pasas. La receta original no las lleva pero a mí como me encantan, no he podido resistirme a añadir unas cuantas. También podéis ponerle nueces. Está riquísimo.

A que es super fácil de hacer?? Pues poneros manos a la obra porque quiero ver vuestros Irish brown bread.

A ser felices!

Ana




6 de febrero de 2015

Plato típico de Irlanda - Seafood Chowder o sopa de marisco


Aunque los orígenes de este plato datan del siglo XVI y XVII, traído por los pueblos costeros de Francia y Gran Bretaña, los irlandeses comparten inevitablemente después de siglos de asentamiento inglés muchas de las tradiciones y platos de su cultura. 

Una de las cosas que me sorprendí al pedir la carta en la mayoría de los restaurantes irlandeses, es que todas y cada una de ellas compartían un mismo plato, y por inexplicable que pareciese no eran ni fish and chips ni pure de patatas con brócoli, sino sopa. Sopa? Pues sí, pero no una sopa como la conocemos en España, caldosita, con sus fideíllos y su picadillo.  

Estas sopas se asimilan mas a las cremas que todos conocemos. Cómo no, nuestros amigos irlandeses se empeñan en llenarnos el cuerpo de calorías y todas y cada una de ellas contiene el ingrediente no tan secreto: nata. 
Sin embargo, tengo que decir que todavía no he probado una sopa que no me guste: desde sopa de tomate, pasando por la de cebolla, de verduras varias o de patata con puerro.

Pero sin duda, hay una que en mi opinión destaca por encima de todas ellas…la seafood chodwer o sopa (crema más bien) de marisco. 

No sé vosotros, pero yo recuerdo una sopa de marisco de las que hacía mi madre, con sus chirlas, gambitas, fideos y un caldillo amarillento-anaranjado proveniente del rehogado que tenía para la paella. 

Quieres saber cuál es su ingrediente estrella? Pues sigue leyendo!

3 de febrero de 2015

Albóndigas al vino blanco



Si hay algo que eche menos de mi tierra son unas buenas albóndigas en salsa. Mi madre las solía hacer cuando era pequeña, y las engullía prácticamente de lo ricas que estaban.
Sin embargo, y como ahora no la tengo cerca no me queda mas remedio que aprender y hacerlas yo misma.

También tengo que decir que aunque la receta original es made in mamá, a mi encanta darle mi toque personal, y como tenía una botella de vino blanco a mano, no me pude resistir a echarle un vasito.

Además es muy práctico para llevárselas en un tupper al trabajo, o también hacer mas raciones y congelarlas para otra ocasión.