31 de marzo de 2015

"Fritos de mi abuela"

La mayoría de los abuelos y abuelas malcrían a sus nietos. Es ley de vida.
Si mamá y papá dicen: no le des chuches a la/al niña/o. Pues nuestros abus siempre tienen un caramelo guardado para darnos. Si tus padres te regañan o te castigan, ahí están tus defensores, excusándote el 80% de las veces.
Mi abuela por parte de madre no es la mítica que te da dulces sin que tus padres lo sepan o que te defiende a capa y espada. Es aquella que pretende enseñarte todo lo que sabe contándote cosas de su pasado. Como se vivía hacía ochenta años. En ese momento te das cuenta de cuanto han cambiado las cosas (para bien o para mal?).
Cuando vas de visita, ahí está ella, esperándote para la tertulia con algo rico preparado. Sea lo que sea casi siempre esta bueno (es que a veces hace de cada experimento...). Creo que su postre preferido es este: los fritos. No se si alguien los conoce o los llama de otra forma. Pero en mi casa siempre tuvieron este nombre. La masa es parecida a la de los churros aunque la forma es diferente. Su textura es esponjosa y suave.
Quieres saber como se hacen?? No necesitas ni tomar nota porque los tres ingredientes que necesitamos fijo que los tienes en casa.


Ingredientes: (aprox. 20 fritos)
1 huevo
200 gr de leche
200 gr de harina
Sal
Aceite de girasol
Azúcar glas
Canela

Preparación:
1- Echamos en un bol el huevo, la leche y una pizca de sal. Batimos muy bien.
2- Sin dejar de batir, incorporamos la harina poco a poco hasta conseguir una mezcla sin grumos y espesa.
3- Ponemos en el fuego una sartén con bastante aceite. Cuando esté bien caliente, la ponemos a fuego medio. Cogemos una cucharada de la mezcla y la echamos en la sartén. Le damos la vuelta por el otro lado hasta que tenga un color dorado. Las sacamos para una bandeja con papel de cocina para que absorban el aceite.
4- Espolvoreamos con azúcar glas y canela.

Ya veis! Los fritos son rápidos y fáciles de preparar. Les encantan a todo el mundo.
Pasan de generación en generación. A mi abuela se los enseñó a hacer mi bisabuela y así sucesivamente. Aunque "la receta original corre el peligro de extinguirse". Ya que mi madre a veces le da el punto creativo y los cambia un poquito (le añade trozos de manzana o trozos de chorizo a la mezcla). Y yo, como hija de mi madre que soy, también les doy mi toque. En este caso espolvoreándolos con canela. Como podéis comprobar, esta masa de fritos da mucho juego.
Dije pensaba que eran el postre favorito de mi abuela. Pero lo que si puedo asegurar es que cuando ella los hace, tiene que esconderlos. Mi abuelo no deja ni rastro. Es como un niño pequeño. Tienes que regañarle para que no coma más. Se prepara su taza de leche hirviendo con cola-cao y frito va frito viene. Da gusto verlo comer y como levanta un poco la vista de la taza para saber donde esta la bandeja de los fritos.
Todos tenemos nuestra perdición, y una de las de mi abuelo es esta: los fritos.

Y cual/es es/son las vuest@s?? Yo tengo bastantes, la verdad. Entre ellas, el chocolate.


Feliz semana!

Un beso,

Ana





27 de marzo de 2015

Merluza con arroz de verduras y almendras

Como ya sabéis, Irlanda es una isla, osea un trozo de tierra firme rodeada de agua. Y que hay en el mar? Entre otras cosas, especies marinas como por ejemplo peces. Pues no me preguntéis por que es tan complicado encontrarlos. Cuando llegué, fue lo que pensé: estamos rodeados de mar y solo hay una pescadería en todo el pueblo. Eso sí, carnicerías unas diez.
La primera vez que entré en ella no vi pescado en el mostrador. Vi filetes/rodajas de pescado. Donde estaban sus cabezas? Con el gusto que le dan a una sopa. No las tenían. Los limpian y los cortan, listos para que te los lleves. También hay muy poca variedad. Y del precio...mejor no hablar. No me extraña que la gente se alimente básicamente de carne.
Hace tiempo preparé una paella de "marisco" (aquí la comida española triunfa, les encanta). Ya pongo marisco entre comillas porque no se le pueden llamar a unas gambas peladas, a unos langostinos sin cabeza y a unos mini-mejillones: marisco. El resultado final no estuvo mal (ellos le daban un diez) pero no tan bueno como desearía (yo un seis).


Como una no puede vivir sin pescado...me permito "un caprichito" de vez en cuando. En España lo comía más o menos dos veces por semana y aquí si lo como una vez al mes doy gracias.
Ya me tocaba, así que me fui a la pescadería a elegir mi trozo de merluza (con lo que me hubiese gustado comerme las cocochas).
De camino a casa iba pensando con que acompañarla. Patata? Es lo de siempre, así que por
cambiar las costumbres...arroz. Y esta vez, un arroz un tanto peculiar: con verduras y almendras.
A que suena interesante? Pues solo necesitamos lo siguiente:

23 de marzo de 2015

Tosta de guacamole con salmón y huevo

tostas guacamole salmon





































Nunca habéis pasado del amor al odio/ odio al amor en un momento? En relaciones con parejas, amigos, o en gustos por un lugar o una comida. Eso es lo que me ocurrió a mi desde que probé el guaca-mole de Ana.

18 de marzo de 2015

Naked cake- mi autoreto

Un buen día, un amiga mía me preguntó como se hacía la "Naked Cake". Al ver su mensaje me quedé con una cara...en mi vida había oído tal cosa. Si, pensaréis que soy una inculta. Pero es cierto, tuve que buscar que tipo de tarta era esa. Cuando vi de lo que se trataba, los ojos me hacían chiribitas. Que pintaza! En aquel momento, decidí autoretarme (me gustan los retos personales). Así también podría decirle a mi amiga: he hecho la naked cake!!
Tras mirar varías recetas, me decanté por hacer la del blog Cook the cake. La tarta parecía laboriosa, pero fue amor a primera vista. Tenía que ser esa.
Pensé: quién se iba a comer semejante tarta?? Yo sola, imposible. Tenía que hacerla el fin de semana, cuando todos estuviesen en casa. Y si había alguna visita, mejor que mejor. Menos para mi, porque yo y los dulces...somos muy amigos. Peligro, peligro!
Seguí la receta casi casi al pie de la letra. Digo casi casi porque siempre tengo que cambiar algo en las recetas, sino no me quedo a gusto. Manías.
Estos sería lo que necesitaríamos:

14 de marzo de 2015

Cupcakes para San Patricio

receta cupcakes


Hola a todos!!


Esta semana estamos especialmente "festivas" porque se celebra el día del santo patrón de Irlanda, aunque la celebración se extienda a casi todas las ciudades del mundo, y las calles y monumentos mas importantes se tiñen de verde...efectivamente, el día de San Patricio cada vez es más conocido por todos, y España se ha sumado a su fiesta.

10 de marzo de 2015

Scones de uvas pasas

Aunque los scones son originarios de Escocia, también son habituales en otros paises como Reino Unido, Australia, Estados Unidos, Irlanda... Y fue aquí, en la isla esmeralda, donde descubrí semejante delicia.
No es ni bizcocho, ni pan, ni galleta. No sabría definirlo. Bueno si, un scone es un scone. Puedes añadirle lo que quieras, tanto cosas dulces: arándanos, chocolate... como saladas: queso y tomillo, jamón... En este caso, hice mis favoritos: con uvas pasas.
Al poco de llegar, decidí dar una vuelta por el pueblo para conocerlo. Vi una cafetería super cuqui y entré. Sabía que quería un café con leche (no caí en la trampa de pedir un "coffee with milk") pero lo que no sabía era que había un mostrador lleno de cosas ricas. Quería probarlo todo. Pero tras preguntarle al camarero cual me recomendaba (típico en mi, preguntar recomendaciones)... elegí un scone. Que buena pinta tenía. Yo pensaba para mis adentros: fijo que la elección es acertada.
Efectivamente, me senté y empecé a comérmelo. Primero lo probé solo y luego le eché mermelada. Estaba increíble. Rebañé hasta las migas del plato.
Un día, hablando con mi jefa, le comenté que había estado en una cafetería y había probado un scone. Ella me dijo que le encantaban y que a menudo los hacía en casa. Me pasó la receta. Y al día siguiente, ni corta ni perezosa, me propuse hacerlos.


Empecé a leer los ingredientes, pero me encontré con algo "raro": buttermilk. Que era eso? Donde lo compraba?
Pues el buttermilk no es más que una especie de suero de leche. De color blanco-amarillento y de sabor agrio. Muy utilizado en la repostería americana y en gran parte de Europa. Sirve para dar esponjosidad y mejorar el sabor. Posiblemente os sea difícil encontrarlo en el super. Yo os recomiendo hacerlo en casa porque simplemente es añadir a la leche dos cucharadas de zumo de limón. Parecerá que la leche está "cortada" pero es así como tiene que quedar.
Una vez aclarado lo del buttermilk, seguí leyendo la receta:


Ingredientes:
300 gr de harina
100 gr de azúcar
85 gr de mantequilla (pomada y cortada en trozos pequeños)
175 ml de buttermilk
1 puñado de uvas pasas
 

Preparación:
1- Precalentamos el horno a 180ºC.
2- Mezclamos la harina con el azúcar en un bol. Luego, a esto, le frotamos la mantequilla con los dedos hasta que la mezcla parezca pan rallado.
3- Cuando consigamos esa textura, hacemos un hueco en el medio y añadimos el buttermilk. Lo removemos suavemente. Incorporamos las uvas pasas y lo mezclamos para que si integren bien.
4- Echamos un poquito de harina encima de una mesa o encimera y extendemos la masa con un rodillo (si veis que se os pega la masa al rodillo, añadirle un poquito de harina también). El grosor de la masa tiene que ser aproximadamente de 2cm,
5- Cortamos con un cuchillo la masa en 9 cuadrados iguales. Y con la mano, hacemos una bolita con cada una de ellas.
6- En una bandeja ponemos papel de horno y colocamos nuestros 9 "futuros scones". Horneamos a 180ºC durante 12-15 minutos, hasta que tengan un color dorado.


Los hice en un periquete. Y por no perder la costumbre de probar todo lo que hago, me preparé una taza de café y...a merendar. Casi siempre los acompaño de mermelada (si es hecha en casa, mejor que mejor) porque le da un toque diferente.
A mi familia también les encantan porque cuando fui de vacaciones a España lleve unos cuantos (los compré, no tenía tiempo para hacerlos). No duraron ni medio día. Si más hubiese, más se comían.

Ahora soy yo, y no el camarero, la que se los recomienda a todo el mundo. 
Así que ya sabéis, poneros manos a la masa, y a preparar scones. Tendréis desayuno y merienda para unos días. Bueno no, miento, para el día que los hagáis y como mucho para el siguiente. Son irresistibles.

Y vosotros de que los haríais?? Tal vez con canela y limón, o tomate y parmesano??


Un beso!

Ana

6 de marzo de 2015

Receta y secretos de unas buenas torrijas.


Receta torrija

Dentro de muy poquito llega la Semana Santa y con ella la repetición por millonésima vez de Ben-Hur,  los pasos de las vírgenes (acompañados seguramente de lluvia, como suele pasar) y los riquísimos manjares que disfrutamos en esos días, como los huevos de Pascua o los platos típicos de cuaresma, entre las que se encuentran las famosísimas torrijas.

En mi caso, me daba cuenta de que era Semana Santa cuando la cocina de mi casa olía a una mezcla de canela y aceite, y toda la mesa se llenaba de platos con diferentes ingredientes (azúcar, huevo, leche caliente…)...si amigos, olor a unas buenas torrijas!

Como veía a mi madre tan atareada, y soy un poco glotona, la ayudaba en la preparación con la intención de probar  la primera torrija salida de la sartén. 

Es una de esas recetas que me las sé al dedillo, y no es porque sea mi madre, pero no he probado en otro sitio unas torrijas mejores que las suyas.

Te pones el delantal y me ayudas en la cocina?

3 de marzo de 2015

Bizcocho de manzana y canela

No hay nada mejor para una tarde de domingo lluviosa que quedarse en casita modo: peli-sofa-manta.
Si no te apetece estar sola, siempre puedes invitar a tus amig@s a que se unan al plan.
Mandas un whatsap al grupo común. La mayoría acceden (aunque con el día que está cayendo, alguno que otro se hace el remolón). Llegan a tu casa. Los invitas a algo. Casi todos quieren café. Estas preparando la cafetera y ahora viene la gran pregunta: Que peli vamos a ver? De aquí salen cientos de respuestas: A mi me recomendaron "esta", pues a mi me dijeron que estaba mal. Yo esa ya la he visto...E así se podemos pasar media tarde (si no os ponéis de acuerdo, lo mejor es echarlo a suertes).
Sirves los cafés. Pones en el centro de la mesa un bizcocho que habías hecho mientras esperabas por tus amigos. Cortas un par de trozos porque sabes que la mayoría no soy muy de dulces. Te levantas a por servilletas. Al sentarte, te das cuenta que el bizcocho casi ha desaparecido. Éxito rotundo.
Es entonces, cuando tus amigos te felicitan (te guste reconocerlo o no, te encanta que te alaguen). Das las gracias. Pruebas un trozo. Efectivamente, está delicioso. Tierno y esponjoso, como tu esperabas. Te piden la receta. Coges papel y boli (no la tienes en formato digital). La anotas y se la das:



Ingredientes:
4 huevos
1 vaso y medio de harina
1 vaso y medio de azúcar
Medio vaso de aceite de girasol
Medio vaso de leche
1 sobre de levadura química
Una manzana
Canela en polvo
Jengibre

Preparación:
1- En un recipiente, batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea. A continuación añadimos el aceite y la leche. Batimos nuevamente.
2- Previamente, juntamos la harina con la levadura y la incorporamos al bol. Lo mezclamos todo muy bien.
3- Rallamos un poquito de jengibre y lo echamos en el recipiente. Pelamos la manzana, la cortamos en dados y también la añadimos. Con una espátula, removemos la masa para que se integren estes dos últimos ingredientes.
4- Untamos de mantequilla e inharinamos un molde apto para horno. Volcamos la mezcla y lo ponemos en el horno (tiene que estar precalentado a 180ºC) durante aproximadamente 30 minutos a 180ºC.
5- Al pasar los 30 minutos, pinchamos con un palillo o cuchillo el bizcocho. Si este sale húmedo, lo dejamos 5 minutos más. Cuando el palillo salga seco, sacamos el bizcocho del horno.
6- Lo desmoldamos cuidadosamente y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. Presentamos al gusto.


Tus amigos leen la receta. Parecen entusiasmados. Hacen preguntas: y si no quiero echarle manzana? puedo cambiar algún ingrediente? Tu les contestas: yo utilicé esta fruta, aunque puedes cambiarla por otra o no echarle ninguna. Claro que puedes cambiar algún ingrediente. Usa tu imaginación y añade algo que guste, como por ejemplo chocolate. O quita algo que no te agrede demasiado.
Después de los ruegos y preguntas, habláis de temas varios. Debates, risas y muchas risas. Pasa la tarde, está anocheciendo. Alguien dice: ya es hora de irse! Y otro dice: al final no hemos visto la peli (como se suponía). Empiezan a ponerse los abrigos, bufandas... Te dan las gracias por todo. Os despedís en la puerta y se van.

Ahora os preguntareis: toda esta historia para decir que has hecho un bizcocho un domingo por la tarde? Pues si. Un bizcocho fácil y rápido de preparar. Para cualquier ocasión.
Pero a que a vosotros también os ha pasado lo que os he contado?? No seríamos nadie sin ellos. Viva la amistad!!!

Feliz semana!
Un beso!

Ana